Novena a San Judas Tadeo

San Judas Tadeo, mejor conocido como el patrono de las causas imposibles, muchos son los fieles  creyentes en él, pues se caracteriza por mediar por nosotros ante Dios, cuando se trata de circunstancias difíciles y situaciones sin posibilidades.

Existe una oración determinada para él, que puedes recitar cuando necesites de su intervención, así como también la Novena, que es realmente completa y efectiva, consiste en rezar por nueve días consecutivos, una serie de plegarias contempladas en la palabra, en dónde si la realizas con fe y devoción, seguramente se te cumplirán tus peticiones más complicadas.

Oración completa a San Judas Tadeo

Oracion a San judas Tadeo

¡Oh Gloriosísimo Apóstol San Judas Tadeo! Siervo fiel y amigo de Jesús. El nombre del traidor que entrego a tu querido Maestro en manos de sus enemigos, ha sido la causa de que muchos te hayan olvidado, pero la iglesia te honra e invoca universalmente como patrón de las causas difíciles y desesperados.

Ruega por mí que soy tan miserable y haz uso, te ruego, de este privilegio especial a ti concedido, de socorrer visible y prontamente cuando casi se ha perdido toda esperanza. Ven a mi ayuda en esta gran necesidad, para que reciba, los consuelos y socorros del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, en especial (pronuncia acá aquella situación particular y difícil por la que estés pasando) y para que bendiga Dios contigo y por todos los escogidos por toda la eternidad.

Te prometo, glorioso San Judas, acordarme siempre de este gran favor y nunca dejare de honrarte como a mi especial y poderoso protector, y hacer todo lo que pueda para fomentar tu devoción. Amen.

Novena a San Judas Tadeo

Si te comprometiste y quieres hacer completa la hermosa Novena a San Judas Tadeo, para que tus peticiones tomen más fuerza, es importante que tengas presente que tu fe y constancia es esencial, además de poner en ella toda tu humildad.

Es recomendado que tomes una hora determinada a diario para realizar estas breves plegarias los nueve días que dura la novena, la puedes realizar tu solo o con un grupo de personas, en tu casa o iglesia, donde prefieras hacerla.

Para iniciar cada día del novenario, deberás estar sereno, empieza por hacer la Señal de la Santa Cruz y pronunciar el Acto de Contrición. Una vez hayas terminado con las oraciones y reflexiones, cierra rezando con fervor un Padre nuestro, un Ave María y Gloria, cada uno de los días en oración.

Novena a San Judas Tadeo

Primer día de la Novena

Apóstol, se denomina como un mensajero, para promulgar la buena noticia del evangelio a la humanidad completa, fueron los apóstolos enviados por el señor Jesucristo, los que se encargaron de hacer llegar ese mensaje alrededor del todo el mundo.

Los hombres comunes de clase baja, pertenecientes a las embarcaciones pesqueras ubicados en los mares más pequeños del interior, entidades bancarias que recolectaban los impuestos, por lo general eran hombres de tumbas sin honor y que llevaban vidas llenas de oscuridad.

Esos hombres se juntaron con el  Salvador del mundo y les dijo las siguientes palabras “Venid, seguidme” sin embargo ellos pudieron elegir hacer caso omiso a sus palabras de invitación, y continuar con una vida mediocre, otros en sus redes de pescar y en medio de sus monedas, pero fueron realmente sabios y aceptaron seguir con él, al camino que los invito.

Así pasaron tres años después en donde vivieron con el Maestro, se llenaron de poder y autoridad recibidos de él, para que después pudieran salir a ser su portavoces. El menos popular de los doce históricos Apóstoles, fue Judas, pero en hoy en día por el contrario es honrado y querido por gran cantidad de personas, que actualmente lo denominan como el Santo de lo imposible.

Al finalizar cada día de la Novena a San Judas Tadeo, recita la siguiente plegaria:

En honor a San Judas Tadeo, se reza con fervor esta oración:

Dios, que mediante de tu bendito Apóstol San Judas nos has hecho llegar el conocimiento de tu nombre, concédenos que al seguir en la virtud, podamos manifestar su gloria eterna y que al manifestar su gloria podamos seguir en la virtud. Por medio de nuestro Señor Jesucristo, tu hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, mundo eterno, Amen.

Al terminar esta oración, diariamente comienza a realizar las peticiones específicas que quieres obtener con la novena y culmina rezando un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria, hasta que transcurran los 9 días.

Segundo día de la Novena

Los doce Apostales escogidos por Cristo, fueron nombrados los conquistadores del mundo, ya que finalmente fueron los conquistadores con mayor relevancia a nivel histórico. Ellos estaban sin armas, completamente desarmados, más que con el gran poder de la gracia divina de Dios y la realidad.

Liderados por Pedro y su Mariscal de campo Pablo se trasladaban para lograr obtener las naciones, para el reino de Cristo. Siempre tuvieron presente y a la vista al Salvador y la gran alegría que les llegaría tanto a mujeres como a los hombres, que se iban convirtiendo en su absoluta devoción.

Recitamos en su honor (Pronuncia la plegaria de San Judas, haz tus peticiones y reza el Padrenuestro, Ave María y Gloria, para concluir).

Tercer día de la Novena

San Judas era el Apóstol que gozaba de menos popularidad y reconocimiento de los demás, tan es así que no se encuentra registrado, que haya hablado tan solo una vez, en el curso del evangelio.

Con respecto a su nombre existe cierta confusión, en algunas oportunidades se le nombra como Judas y en otras como Tadeo. Tal es el caso de que en la labor del sacerdote, la Iglesia habla de él diciendo que “Tadeo a su vez era nombrado Judas, hijo de Santiago”, siendo el autor de una de las epístolas católica y predicando en Mesopotamia.

Con el tiempo se juntó con un Apóstol compañero de Persia, llamado Simón, que unidos llevaron a la fe a una gran cantidad de personas hijos de Jesucristo. Entre regiones vastas y pueblos extendidos, ellos se encargaron de llenarlos de fe y predicar el Evangelio. Gracias ello, fueron ganándolos a la fe con milagros y doctrinas., pudiendo hacer unidos al final con su brillante martirio, glorioso el nombre del Salvador.

Este es el gran Santo al que le decimos: (Recita la plegaria de San Judas, realiza con fe tus peticiones y reza con fervor un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria, para terminar el día).

Cuarto día de la Novena

Extrañamente el Salvador selecciono a dos de los Apósteles, bajo el mismo nombre, de los cuales uno de ellos era Judas, que tenía como nombre completo solo Judas y el otro era el traidor, el hombre infame, Judas Iscariote.

El nombre de Judas, se ha convertido y relacionado con traición y fealdad, convirtiendo la amistad en odio y confianza traicionada. Se relaciona un Judas como un hombre que besa el cachete de un amigo en señal a los acechantes enemigos y asesinos de ese hombre.

Y fue así, como Judas el Santo, no pudo recibir su completo nombre, Judas, por miedo a que el nombre fuera utilizado para recordar al traidor.

Gran diferencia hay entre estos dos hombres en su destino final, que similares fueron sus posibilidades, los dos, sin mucha importancia y oscuridad, son llamados a la grandeza. En el trascurso de tres años, los dos vivieron en íntima amistad con Dios Hombre, a los dos por igual se les fueron entregados los secretos del resino celestial y también con la promesa de ser líderes en la batalla para ganar el mundo para Dios. Los dos se laman amigos.

Es convertido en traidor uno de estos dos, con un beso de traición, quema la mejilla de su Dios. En cambio el otro de los dos al parecer sin mucho talento, nunca como Judas, un funcionario del grupo apostólico, saca provecho de sus oportunidades, se apega a los poderes que sobre él fueron confiados, amando a su Salvador, realiza su obra y termina así, como un mártir glorioso.

Este es San Judas, a quien oramos: (Pronuncia la plegaria de San Judas, realiza las peticiones y reza el Padrenuestro, Ave María y Gloria, para concluir).

Quinto día de la Novena

Los Apóstoles eran hombres sencillos y comunes, en ocasiones los diseños y estampas de ellos nos dan una falsa apreciación, no los hacen ver como hombres de apariencia fuerte, manos alzadas con poder, miradas ardientes, bocas visiblemente acostumbradas al poder y autoridad de las palabras del Señor.

Llegamos a no recordar, hasta que llegamos al no muy conocido y olvidado, Judas, que ellos eran hombres ordinarios como nosotros, no existía evidencias, en su naturaleza ni antecedente alguno de que pudieran hacer promesas de lo que se transformaron.

No gozaban de buenos alimentos ni de compañías divertidas, comerciantes desarraigados, hijos con pobreza, acostumbrados a llevar una vida rutinaria con finales en oscuridad, no existía ninguna evidencia que pudiera señalar lo que podrían lograr y llegar a ser.

Hasta que solo Cristo, hizo de ellos algo diferente,  se podría decir que eran menos que comunes, antes de que Cristo los denominara Apóstales. Después del llamado de Cristo y siempre con el, los Apóstolos fueron los santos gloriosos, obispos, papas y mártires, cual destino era hacer que la tierra sonara fuerte con la mejor y más grande noticia de la creación.

Poderoso con el poder de Cristo, a San Judas le pronunciamos: (Recita la plegaria de San Judas, realiza las peticiones y reza el Padrenuestro, Ave María y Gloria, para terminar el día).

Sexto día de la Novena

Judas al parecer fue marcado únicamente por ser el más común, entre el resto de los Apóstoles, hombres comunes, que se transformaron en los más grandes del mundo. De su físico, no hay conocimiento, pudo ser de estatura bajo o alta, de buen parecido o sencillo.

Existieron muchos en su nombre, tantos que se perdería dentro de una multitud en lo cotidiano entre lo común de la vestimenta, comercio, conversación y apariencia. Entre las virtudes y características que formaba la preeminencia en la tierra, Judas no poseía ninguna de ellas, por el contrario, tenía esas virtudes de generosidad que el salvador buscaba.

El dedo del Señor lo señalo, en medio de toda una multitud, y el, como la mayoría de los hombres se aferró a sus pertenencias, pero más aún, a su derecho de crear el estilo de vida que realmente le importaba vivir.

Lo que lo diferencio al resto de los hombres, es que se desprendió de todas sus pertenencias para seguir a Cristo, aceptando todo aquello que el Salvador planifico para él, con toda sinceridad pudo repetir las palabras de triunfo de Pedro, “He aquí, hemos dejado todas las cosas y te hemos seguido”.

En el transcurso de su vida y al instante de su llegada al Cielo, logro escuchar: “Bien hecho, buen siervo y fiel”. Esperanzados y con fe de que al seguir los pasos de Judas, de lo oscuro a la Gloria eterna.

Oremos a San Judas Tadeo: (Recita la plegaria de San Judas, realiza las peticiones y reza el Padrenuestro, Ave María y Gloria, para terminar).

Séptimo día de la Novena

San Judas, debió ser muy humilde, dejando las acciones agresivas y el discurso que convenía grabar. Escribió una carta contemplado su inmenso amor por el Salvador y queriendo poder observar a todos los hombres sirviéndole y amándolo, allí fue donde rompió el silencio.

Realizo un pequeño viaje solo, para luego unirse con San Simón, pareciendo que no tuviera confianza ni de si mismo. Era evidente que deseaba compartir con alguien todo lo que había hecho, las conversaciones, las almas ganadas y milagros realizados.

Por poco desaparece de la historia, luego de la llama y gloria del martirio, no muchos altares ni iglesias se fundaron en su nombre, por la realidad que hubiera existido un judas, no dejaba que las personas bautizaran a sus hijos Judas.

No fueron muchos los que recordaban rezarle a este Apóstol por poco en el olvido, hasta la cercanía de nuestros días, que tanto los hombres como las mujeres comunes volvieron a descubrir a este Apóstol lleno de humildad y amado, dándole su confianza, al ser un poco similar a ellos, sintieron que en la humildad de un Santo tendría menos cantidad de seguidores.

A San Judas, el humano, en varios aspectos como nosotros mismos, le decimos: (Reza la plegaria de San Judas, nombra las peticiones deseadas y reza un Padrenuestro, un Ave María y un Gloria, para concluir el día 7 de la Novena).

Octavo día de la Novena

De esta manera fue que San Judas se hizo a conocer como el Santo de lo imposible, con respecto al poder humano, en nuestra época, en donde repentinamente los católicos se dieron cuenta del poderoso poder que tiene de los humildes con Dios.

Dios responde con el humilde Judas, en la época en que el hombre deifica el poder y la fama, ante el no triunfo de otros que interceden, buscaron a Judas y sus ruegos fueron cumplidos.

En casos en que los problemas parecían no tener solución, fueron resueltos con la oración a San Judas, en situaciones muy difíciles, en donde casi no son soportables, de alguna forma San Judas busco la solución para observar cómo se levantaba.

Muy parecido como que si tomara el patrón de una rama de las fuerzas armadas: “Lo difícil lo resolveré inmediatamente, lo imposible (con respecto al poder humano) puede tomar un poco más de tiempo”. Mediante la fe, fue encontrado el significado a la humildad, el cual es poder a los ojos de Dios.

Son los corazones bondadosos y amorosos los que cuentan con el Salvador, mas no aquellas obras que sobre salen, esto lo aprendió  y comprendió el hombre. También entendieron que la gratitud de Cristo desborda a hombre y mujeres comunes que por su gracia, nobleza y amor, logran la santidad mediante el martirio de lo que se debe hacer rutinariamente.

Humilde Santo de lo ordinario, a San Judas le decimos: (Pronuncia la plegaria de San Judas, realiza las peticiones y reza el Padrenuestro, Ave María y Gloria, para concluir).

Noveno día de la Novena

Doce fueron los hombres que iniciaron el camino para lograr la conquista del mundo, pero con la esperanza que todos nosotros, siguiéramos su ejemplo para seguir con la conquista.

Solo los Apóstoles iniciaron la obra, la misma tenía que seguir siendo llevada por los hombres y mujeres que se les había enseñado y aprendieron la verdad de Cristo, disfrutaron de la gran alegría de su amor, queriendo así, poder expandir ese descubrimiento con el resto de los hombres.

Añoraban que con cada nueva persona que conversaba, se convirtiera en un buen compañero Apóstol, pudiendo hablar de esta forma de Cristo, con completa alegría y entusiasmo, evidenciando en sus vidas otras virtudes con mayor poder, que los mismos alegatos presentados de manera verbal, como la humildad, el vivir el milagro perseverante de la pureza y dar el servicio sin ningún tipo de interés de los hijos de Dios.

Estos sucesores de los Apóstolos, son esperando por el mundo actual, con el pase del tiempo las personas mayores son consagrados obispos y los más jóvenes son ordenados sacerdotes, con la finalidad de realizar el trabajo apostólico.

Sin embargo es necesario que los hijos de los Apóstoles, tanto el hombre como la mujer laicos, lleven consigo a Cristo a todos lados, comercios, instituciones educativas, casas, y poder llevar a Cristo dentro de ellos en donde se encuentren y a donde vayan.

Nosotros hijos e hijas de los Apóstolos, a San Judas Apóstol le decimos: (Pronuncia la plegaria de San Judas, realiza las peticiones y reza el Padrenuestro, Ave María y Gloria, para terminar).

Transcurridos estos nueve días en oración, abras realizado la novena a San Judas Tadeo y   reafirmando cada día las peticiones más difíciles que has pedido, poniendo tu fe, humildad y convicción en ella, seguramente que tus palabras serán escuchadas, para cumplir cada una de ellas y encuentres la pronta solución a tus problemas, por más complejos que sean.