Oración para la salud

Si algo es una realidad en esta vida, es que la salud es lo más importante, y aunque puede que escuches a menudo esta frase “Primero la salud, el resto se consigue solo” pues es muy cierto, no importa la riqueza, ni la abundancia, belleza ni popularidad, sino la tienes.

Es por ello que debe ser una de las primeras cosas que debes cuidar y pedir en todo momento, las oraciones para la salud, son una excelente forma de hacerlo, no solo se recitan cuando tu o algún allegado este pasando por cierta enfermedad, sino que también, estas deben ser realizadas aun cuando se goce de ella, para pedir por mantenerte físico y emocionalmente sano.

Estas plegarias religiosas son comúnmente usadas en iglesias, recintos espirituales, así como también las puedes pronunciar con fe y certeza en ellas desde tu casa, no existe hora determinada para realizarlas, bien podría ser al levantarte, acostarte o mediados del día, lo importante es que pongas en mano de Dios, lo más preciado que tienes, que es tu salud.

El poder de la oración para la salud

oracion para la salud

Sin duda alguna, la oración tiene poder, mediante ellas, te conectas con la fuerza que tiene tu ser y tus palabras, con Dios que todo lo puede, y al tratarse de algo tan vital e importante como la salud, aún más.

Sobre todo por el hecho de que al rogar por ella, bien sea para ti o para alguien más, al tratarse de un acto de nobleza y desinteresado, seguramente estas plegarias serán escuchadas y atendidas, trayendo y cuidando la sanidad de por quién la solicitas.

Oración poderosa para la salud

Querido Dios, lleno de amor y bondad, en el día de hoy me acerco a ti, primeramente para darte gracias por la vida que tengo, por regalarme una nueva mañana y por permitirme pronunciar esta plegaria para la salud, confiado de que cada una de mis palabras a ti llegaran y por ti serán atendidas.

¡Ante ti mi amado Dios! me pongo de rodillas, sabiendo que para ti nada es imposible, te pido por mi salud y por todos aquellos que en este momento estén atravesando por una enfermedad. Te imploro que nos cubras con tu manto para curar y sanar todas las células enfermas de los que te aclamamos.

Te suplico que revientes las cadenas llenas de malestares, y también que a los que hoy están atravesando circunstancias de enfermedades, los alivies y los conviertas sanos y salvados, en tu infinito y amoroso nombre Señor.

De igual forma te suplico que seas tú, quien acompañes el andar de quienes por su voluntad decidieron seguir el camino de sanidad y transformación. Cubre de valor y fortaleza a todo aquel que hoy tiene que aguantar fuertes tratamientos médicos, mantén en ellos su completa fe, que por ella es que se presentan los más grandes milagros.

Sé que para ti, nada es imposible, querido y amado Dios, no hay enfermedad existente que no tengas el poder de sanar, porque tu Señor, le diste vista al ciego, al paralitico le diste movimiento y tu Señor, venciste a la muerte, para librarnos del pecado.

En el día de hoy, mi fervor elevo ante ti, para rogarte que me des tu bendición y a toda mi familia, con un cuerpo sano, vive con nos nosotros y dispersa toda enfermedad de mi hogar, llena nuestras vidas y hogares de completa salud, bendiciones, maternos prósperos y con sabiduría.

Tu inmenso amor no tiene límite y porque quien eleva plegarias ante ti, ve tu gran obra en su vida en todo momento. Te expreso mi gratitud amado Dios, porque la salud será conmigo y con todos los míos y también porque sé que los que ahora están enfermo serán salvados y sanados pronto.

Por todo esto, gracias te doy Señor, y que tanto en la tierra como en el cielo, siempre se haga tu santa voluntad y maravillosa voluntad. Amen.

Oración para la sanación de un ser allegado

oracion para salud de un amigo

Esta es un rezo sencillo, pero con gran poder, si la recitas con toda la fe de tu corazón, pronto serán atendidas, ya que de forma desinteresada, pides y alegas por la pronta sanación de una persona importante para ti, como un buen amigo o allegado, ante Dios.

¡Dios amado del cielo y lleno de misericordia! Padre santo de todos los que en ti ponemos nuestra fe y esperanza, guardián fiel de los desvalidos y desamparados que siguen tu fe, hoy querido padre suplico tu intervención por la plena salud de un ser apreciado para mí.

Él está luchando una fuerte batalla en la que necesita que lo ayudes a ganar, ya que sin ti, no podría salir de la mejor manera, ayúdalo a superar esta situación. Tengo la certeza y confianza de que me escuchas en todo momento, fiel pastor, porque siempre actúas para nuestro beneficio. Amen.