Oraciones para difuntos bonitas

En el camino de la vida, uno de los peores eventos que podemos experimentar los seres humanos, es la muerte de un ser querido. Sea conocido, amigo o un familiar cercano, el impacto de ser conscientes de la desaparición física y el saber que hemos perdido a una persona y no podremos regresarla de ninguna manera, es un hecho que nos desgarra el corazón.

oracion para difuntos bonitas

Frente a una situación de tal magnitud, lo mejor es recordar que no estamos solos, y que Dios, con su infinita sabiduría, ubicará las cada cosa en su lugar, de la forma más prudente posible, tanto para el alma que acaba de partir, como para los que quedan en el plano terrenal desolados con su despedida.

Si bien, conocer esto puede reconfortarnos y ayudarnos a seguir adelante, pero también es importante saber que por medio de las plegarias, podemos comunicarnos con nuestro Señor y rogar por el descanso eterno del alma que ha ido, aliviar la pena de los dolientes y recibiendo consuelo espiritual para continuar haciendo la voluntad de Dios.

Oraciones bonitas para los difuntos

Es preciso recordarles lo que nos enseñó Jesús en su evangelio: la muerte no tiene la última palabra, ahora el alma de esa persona reposa en compañía del mismo Dios, a la espera de la resurrección de los muertos, aquella que nos ha sido prometida.

Y para poder guiar al difunto en ese camino espiritual luego de partir, nosotros los vivos, con ayuda de la plegaria hecha con fe, humildad, confianza y constancia, podemos aligerar sus cargas y facilitar el trayecto al encuentro con el Altísimo. Abre tu la mente, deja el dolor salir y juntas tus manos para rezar en honor a aquel ser amado que aunque siempre estará en tu corazón, físicamente se ha marchado.

Oración corta y poderosa para recién fallecidos

Dios de misericordia y de amor, ponemos en tus manos amorosas el alma de (mencionar aquí el nombre de quien se ora), que así como le demostraste en vida tu gran benevolencia y compasión; ahora que ya está libre de toda preocupación, concédele la felicidad y la paz perpetua.

Su vida terrenal ha terminado ya; recíbelo ahora en el cielo, en donde ya no habrá dolores, ni lágrimas, ni penas, sino únicamente la paz y la alegría, en compañía de Jesús tu hijo, el Espíritu Santo y las demás almas que reposan en indestructible de tu gloria. Te lo pedimos, por Jesucristo nuestro señor, Amén.

Oración para el descanso eterno de un alma

oracion descanso eterno

Señor misericordioso, tuya es la vida y tus planes son superiores a los nuestros, eres sabio, perfecto y tu voluntad es indiscutible, has dispuesto a llevar el alma de nuestro ser amado, dejándonos un gran vacío y dolor, con tristeza asumimos está perdida, pidiéndote que por tu infinita piedad recibas el alma de nuestro hermano, en el cobijo de tu reino celestial.

Padre, tu que has velado cada día por nosotros, que has amado a cada ser humano sin juzgar, que escuchas nuestras súplicas sin chistar, y que te compadeces del dolor de tus hijos, mira con clemencia a las almas que se encuentran en el purgatorio, y llévales a gozar del paraíso siguiendo tus pasos.

Guíale hacia tu luz y paz eternas, sin obstáculos y de manera santa, por los méritos que alcanzó tu hijo, nuestro Señor Jesucristo, mientras a nosotros, que aún seguimos en este valle de lágrimas, danos la fortaleza que necesitamos para seguir con ánimo, amor y esperanza nuestra vida, haciendo las cosas que estipulas para nuestro destino, ilumina tu sendero y dales Dios la paz perpetua, Amén.

Oración para la pérdida de un ser querido

oracion para recien fallecidos

Señor Jesús, tu que conoces el corazón de todos, sabes perfectamente del profundo dolor que nos ha causado la muerte de (Nombrar aquí al difunto), por este motivo, ante ti colocamos nuestra alma, porque tú señor, que os compadeciste del dolor de las personas, así como en el sepulcro de lázaro llorasteis, en esta oportunidad apiádate de nosotros y danos con fuerza y bálsamo al dolor de nuestro corazón, así como cobijo para esta desgarradora pena.

Sabemos bien que somos materia perecedera en este mundo, que nuestro paso es instantáneo, y que somos momentáneos, pero a pesar de ello, ante este profundo dolor, nuestra mente y alma no logra recuperarse. Rogamos ante ti, refugio y alivio, porque sabemos que pronto, con tu amor incalculable, la tormenta se disipará.

Acompaña el alma de nuestro ser amado, perdona los pecados cometidos en vida, para que pueda morar en la casa de los justos, acompañado de los ángeles y santos, para que así pueda descansar en paz, ya que se ha librado de las preocupaciones mundanas, y ahora está en el plano espiritual. Por tu santa misericordia Señor, dale el descanso eterno y que brille para él la luz perpetua. Amén.